… ¡Y qué valora, asimismo, la identidad y la felicidad de esas mismas personas!